Ex alcalde de Puerto Colombia, Atlántico, abusador y corrupto

Del exalcalde de Puerto Colombia Carlos Alberto Altahona se rumoraba sobre la larga lista de fundaciones que aparecieron durante su administración y que le costaron varias denuncias de veedores ciudadanos por presunto enriquecimiento a través de éstas. Pero fue hasta que la Fiscalía lo capturó el 9 de marzo cuando se conocieron los cinco testimonios de jóvenes de ese municipio, que narraron las veces en que el mandatario les ofrecía ayudas económicas a cambio de relaciones sexuales.

Altahona es médico de profesión de la Universidad Libre y por ahí enfocó sus especializaciones en Salud Pública, que le permitieron ser voz en distintos eventos, seminarios y talleres de salud mental, farmacodependencia, alcoholismo, depresión y VIH. Durante su carrera ha estado a la cabeza de distintas instituciones médicas que fueron su trampolín para llegar al sector público como Secretario de Salud, concejal y medir su pulso político en el 2011, cuando fue electo con 7.851 votos como alcalde para el periodo 2012-2015. Altahona encontró en Cambio Radical, y especialmente en el senador Arturo Char, un respaldo clave para llegar a la Alcaldía.

La sucesión de pistas, que llevaron a la captura del exmandatario de 51 años, inició cuando robaron más de 30 millones de su casa en el barrio El Ancla, de Puerto Colombia. Ubicada a tan solo 100 metros de la estación de Policía. Esa madrugada del 10 de enero de 2016, la Fiscalía comenzó las indagaciones con el exalcalde y los jóvenes que estaban en la residencia, para encontrar a los responsables. El caso de hurto se transformó en acusaciones de quienes habían hecho parte de una supuesta fundación del exalcalde, donde atendía a niños y adolescentes en condiciones de vulnerabilidad.

Durante la imputación de cargos a Altahona, nuevamente precandidato a la Alcaldía de Puerto Colombia y quien además fue clave en la elección de su sucesor Esteimer Mantilla, se conocieron los testimonios de los jóvenes que tenían entre 12 y 16 años en la fecha que ocurrieron los hechos. “Lo conocí un día que estaba jugando fútbol; yo necesitaba unos guayos y él me los compró. Luego de eso me invitó a almorzar y después a su casa. Estando allí me dijo que lo tocara y que si me dejaba penetrar, me daba $200 (…) Yo buscaba ayudar a mi mamá, porque solo éramos ella y yo y no teníamos nadie que nos ayudara, por eso accedí a lo que me pidió”.

“Él me invitó a vivir a su casa, me atendía, me hacía de comer, teníamos relaciones sexuales, veíamos películas juntos, sus favoritas son las de que vaqueros. Me regaló una motocicleta, me dijo que éramos como marido y mujer. En esa casa vivían varios pelaos. Le gustaba hacer tríos, sexo oral y penetración con todos”, fue otra de las historias que relataron los adolescentes a la Fiscalía. Este testimonio coincide con la administración de Altahona entre el 2012 y el 2015.

FUENTE LAS 2 ORILLAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *