Se mueven los personajes nacionales en La Cuerda Floja.

Después de las denuncias sobre los cíclicos agarrones públicos en El Nogal, ahora las noticias son de aparente paz y de supuesta reconciliación.

A pesar de que allí recuerdan la historia de las bruscas rupturas internas, de las agrias fracturas y de las peleas recurrentes entre sus directivos y socios, se supo esta semana en la que estaban en el orden del día las peloteras por hacer parte de esa Junta y en la que nada bueno se esperaba de la próxima asamblea general que se realizará el 5 de abril, que un grupo de ellos logró fichar en su alineación a un personaje nacional que al parecer puede darles unos días de paz.

Fueron insistentes los esfuerzos del actual Presidente por mantener la escasa gobernabilidad en el polémico centro de poder económico y político colombiano hasta el punto de buscar a personajes del más alto nivel social y político para que acepten hacer parte de sus cuadros directivos, como lo hizo con el encumbrado Francisco José “Kiko” Lloreda Mera a quien puso a encabezar su lista reeleccionista.

Por lo visto casi todos los directivos del Club El Nogal que se encontraban tambaleando, ahora cederán sus disputas ante la lista que encabezará el pacificador Kiko Lloreda.

Mientras allí se anunciaba una verdadera zambra entre los varios bandos de su junta directiva, no sólo por la destitución fulminante que el presidente de club decretó contra el gerente general de los últimos años, sino por las sospechas que se han hecho circular sobre hechos irregulares en la administración de ese centro social, ahora se plantea la presencia salvadora del señor Lloreda y la deposición de las armas en otro “Proceso de Paz” a la colombiana.

Al parecer con el fichaje del muy reconocido ex ministro de educación, ya no se repetirá la trifulca que ha marcado los derroteros del Nogal después del grave y criminal atentado de las FARC durante la presidencia de Alvaro Uribe y de la actual Vicepresidenta, quien por la época había trasladado buena parte de la agenda oficial de su antiguo ministerio a las espléndidas y seguras instalaciones del imponente edificio de la emblemática Carrera Séptima.

Desde las graderías nacionales esperamos ver cómo se enfría la “Caldera del Diablo de Bogotá” y cómo, mientras nadie daba un peso en las apuestas por sus actuales directivos, van a terminar “reelegidos” cuando menos ocho de sus actuales integrantes. Cómo suele ocurrir en Colombia,
nadie se quiere caer de la cuerda floja de la política y todos hacen los mayores esfuerzos de equilibrio por mantenerse indemnes.

De otra parte, entre los abogados que frecuentan el club como socios, todavía se habla de las demandas y de los denuncios penales contra el anterior gerente y entre los directivos, como ocurrió en una junta directiva anterior que aún mantiene a varios de ellos en los estrados judiciales y en las fiscalías.

Cómo lo dijimos en este medio, con esas movidas se buscaba el respaldo de dirigentes políticos y empresariales del
valle del Cauca y de Antioquia para sacar del entorno y del vecindario las disputas internas y, de hecho, como lo conocimos, ya quedaron designados Pablo Victoria y Pedro Medellin dos polémicos columnistas y dirigentes políticos asentados en el Valle del Cauca y en España para ocupar dos cargos directivos.

Así las cosas, con el gerente sacado a “gorrazos y a las patadas”, con sus acciones de tutela y las acusaciones agrias ventiladas en los medios que todavía anuncian condenas en contra de esa corporación social emblemática de Colombiana, se acaba de presentar una pacificadora lista de reelección que constituye un muy preciso ejemplo de lo que es y cómo se mueve la sociedad Colombia en la cuerda floja de la política.

Esperamos ver en los próximos días cómo se mueve el pugilato en ese notable tinglado de personajes colombianos. Nada está escrito y todavía se siguen moviendo los personajes de ese encumbrado teatro de la vida nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *